EL RENOVADO PUENTE LADRILLO


Recientemente se ha llevado a cabo la restauración del que todo conocemos como “Puente Ladrillo” 
(aunque el nombre “oficial” según la placa que informa sobre la intervención es Puente de Piedra y 
Ladrillo)
Es un elemento que forma parte importante de la fisonomía de la localidad. El Puente Ladrillo 
marcaba y marca donde terminaba el pueblo, aunque ahora las viviendas lleguen prácticamente hasta 
sus pies.
Al venir por carretera desde Talamanca, el llegar al Puente Ladrillo significaba que ya se estaba 
llegando al pueblo.
Hace unos 30 años se modificó el trazado de la carretera M-103, por lo que ésta dejo de pasar por 
encima del puente, quedando éste aislado en un lateral. Este cambio permitió apreciar mejor sus 
hechuras ya que ahora se veía perfectamente al pasar por la carretera.
A pesar de que la estructura se mantenía en general en buenas condiciones, acusaba ya el efecto 
lógico del paso del tiempo, faltaban algunas de las piedras del remate superior y los distintos 
movimientos del terreno habían hecho que se redujera el espacio bajo los ojos del puente. De ahí la 
necesidad de la acción de restauración que se ha llevado a cabo y que le ha devuelto su aspecto 
original, restaurando lo ya existente y reponiendo las piedras calizas que se habían perdido.
Ahora pueden apreciarse perfectamente los arcos y tajamares, que en muchas ocasiones a lo largo de 
estos últimos años no han sido visibles debido a los ya citados movimientos de tierras bajo el puente.
Incluimos imágenes del antes y el después del Puente Ladrillo, para que podáis apreciar las 
reparaciones que se han llevado a cabo:

Puente Ladrillo antes de la restauración.  




Puente Ladrillo después de la restauración.
                
                                                           



 Al término de la restauración se ha colocado una breve pero interesante placa que recoge algunos datos 
sobre el puente y las acciones que se han acometido para devolverle su aspecto.
En esta placa se deja constancia de que el responsable del diseño del puente fue el ingeniero 
Carlos Casado, cuyo proyecto fue aprobado en 1899. Estaba destinado a salvar el arroyo Valtorón y se 
incluía dentro de los elementos que constituyeron el proyecto de carretera que lleva desde Ajalvir a 
la actual N-320, que une la N-I con la N-II. El puente se levantaría probablemente en los primeros años 
del siglo XX.
Su característica fábrica en ladrillo nos invita a hacer un paralelismo con las diversas casas que aún se 
conservan en el pueblo y que podríamos encuadrar dentro del estilo neomudejar. Son 
construcciones muy características de la localidad en las que el ladrillo es el material 
constructivo fundamental. Podemos ver aún buenos ejemplos de estas viviendas en la actual calle 
Madrid (tradicional calle de la Arena) o en la calle Calvario, o de época posterior, el mismo edificio 
del Ayuntamiento o la propia torre de la Iglesia, de fechas anteriores. El ahora desaparecido 
Palacio de la familia Garnica, también estaba construido en ladrillo.
En la documentación del archivo histórico municipal se registran ya desde el siglo XVII varias 
compras de ladrillos, para diversas reparaciones de los edificios municipales. Este material 
normalmente se obtenía con la contratación de la persona que se encargaba de su fabricación y 
que se establecía durante un tiempo en el pueblo, elaborando in situ la cantidad de ladrillos que se 
necesitara.
Sin embargo, antes de la generalización del uso del ladrillo, la mayor parte de las viviendas de 
Valdetorres (tal como se indica en las Relaciones de Felipe II) estarían levantadas con tapial y 
algunas maderas, procedentes de los árboles de El Soto, que daban consistencia a la estructura. 
Probablemente este sistema se seguiría empleando durante bastante tiempo ya que era más económico 
que realizar una construcción completamente en ladrillo, pudiendo emplearse éstos en algunos 
elementos puntuales de la vivienda, como los dinteles de las puertas o ventanas.

El conocer estas construcciones con el ladrillo como protagonista es una buena excusa para dar un 
paseo por el pueblo y acercarnos a conocer el nuevo aspecto del puente más característico de nuestra 
localidad.

Comentarios

  1. Es cierto. Le han dejado muy buen aspecto. Con el ladrillo y las piedras limpias y repuestas las que faltaban, está como nuevo.
    Un saludo y gracias por leernos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una reunión de la Mesta en Valdetorres

¿Sabías que ...? ¿Como era el pueblo hace 400, 300, 200 años?

UNA APROXIMACIÓN A CAMPOALBILLO